La elección 100% natural de las madres





NUTRICIÓN

Crecer bien para un niño significa comer bien

Entre los 3 y los 11 años, sus hijos están fuera de "la pequeña infancia", pero todavía no están dentro de la categoría de "adolescentes". Son capaces de comer casi cualquier cosa, dependiendo de su apetito, porque un niño de 3 años de edad no tiene el mismo apetito que un niño de 11 años ni las mismas necesidades dietéticas. Es importante respetar las cantidades correctas y proporciones adaptadas a cada edad.
Adoptar buenos reflejos para variar la dieta de sus hijos. También es un buen hábito de comer en la mesa haciendo tiempo y respetar el ritmo de 4 comidas al día, a intervalos regulares.

Equilibrar el contenido de su plato:

Al menos 5 al día: Frutas y verduras ricas en minerales, vitaminas y fibra.
Al menos 3 al día: Productos lácteos ricos en proteínas de calcio y lácteos

En cada comida según el apetito: cereales, pan, manzana de tierras ricas en hidratos de carbono
1 o 2 veces al día: carne, pescado o huevos para aportar proteínas
A voluntad: agua (evite los refrescos excesivamente azucarados)
Sustancias a evitar: las materias grasas en lípidos y productos azucarados

Para favorecer el crecimiento: Calcio + Vitamina D
El calcio hace los huesos y dientes fuertes. Se encuentra principalmente en la leche y los productos lácteos. ¡La vitamina D ayuda a que el calcio se utilice de forma correcta por el organismo!

La solución: PEDIAKID® Calcium C+

PEDIAKID® Calcio C+ fue desarrollado específicamente de una fuente concentrada de calcio adecuada para todos los niños, para cubrir hasta el 100% de la ingesta diaria recomendada de calcio y facilitar la asimilación con vitamina D. Su fórmula apta para niños con intolerancia a la lactosa o alergias a la leche. Para una toma fácil, PEDIAKID Calcio® C+ se presenta en forma de sticks en polvo acidulado deliciosamente aromatizado a Cola que burbujean en la lengua o pueden ser diluidos en un vaso de agua para los niños.

Su hijo está creciendo, aumentando de peso, aumenta el volumen de la sangre y sus necesidades de hierro también. Considere darle carne, fuente de hierro hemínico, es decir, la forma mejor asimilada por el organismo.

Comer en horas fijas

Las 4 comidas de su hijo marcan su día y sirven como sus "puntos de referencia", ya sea en la escuela, los miércoles o los fines de semana. Es importante no interrumpir ese ritmo. Si están espaciadas al menos 4 horas, la regularidad evitará los pequeños tentempiés y aperitivos.

Ejemplo de 4 comidas:
Desayuno: 1 producto lácteo (leche, yogur) con un poco de chocolate, por ejemplo, + 1 fruta o zumo de fruta + un producto cereal (tostadas o cereales korn flakes...)
Almuerzo: crudeza (tomates o zanahorias) + verduras acompañadas con carne o pescado. Podemos añadir alimentos ricos en almidón (arroz, trigo, puré...) para el postre un yogur o queso + fruta
Merienda: cereales o fruta o yogur. Puede hacer tostadas, arroz con leche, estofado... ¡No se olvide de un vaso de agua!
Cena: carne o pescado con verduras (lechuga, guisantes) + un alimento rico en almidón (pasta, lentejas, pan) y finalmente, queso y fruta por ejemplo.

En Francia, hay una recomendación relativa a la nutricióncon el término de GEMRCN que proporciona una guía para equilibrar las comidas que se sirven en los comedores escolares. Esta recomendación proporciona puntos de referencia sobre la calidad o composición nutricional de las porciones a servir, las frecuencias a respetar para todos los grupos de alimentos.
Para la carne, por ejemplo: Un niño de primaria: 60 a 71 g de carne (3 albóndigas).

Si su hijo tiene dificultades para comer, ¿cómo reaccionar?

Trate de mantener un único menú para todas las comidas en casa y compartir con tanta frecuencia como sea posible su comida con sus hijos. ¡La curiosidad y la diversión son contagiosas! La textura, el olor, el color de un alimento nuevo puede sorprender a su hijo. No obligarlo a comer, pero pregunte varias veces sobre la comida de diferentes formas y animarles a probarla. La preparación y presentación también pueden cambiar significativamente el sabor de los alimentos. Por ejemplo, las verduras gratinadas con queso,...

Deje que él elija. Por ejemplo presentarle varios postres: manzana, naranja o yogur...
No se olvide de los "alimentos divertidos" (tortas, caramelos... ). A consumir con moderación
También puede hacer que el niño le ayude con la compra, el carnicero o el mercado dejándole a él elegir su pedazo de carne o fruta, por ejemplo. Cocinar con él será una oportunidad para él para observar la transformación de los alimentos antes y después de la cocción. Una batidora en una mano y una pizca de especias en la otra, ¡A veces pueden desencadenar pasiones!

Moverse un poco todos los días
Su hijo tiene la necesidad moverse en la escuela, así como los fines de semana. Proponle hacer ciclismo, jardinería con usted o un paseo andando (al menos ½ hora). Recuerde que debe mostrar ejemplo y aprovechar todas las oportunidades para moverse con él. ¡E inscribirlo a actividades deportivas!

Nuestro consejo nutricional: PEDIAKID® Apetito-Tono

Especialmente recomendado para los que rechazan su plato, PEDIAKID® Apetito-Tono, combina ingredientes naturales y eficaces para estimular el apetito y ayuda en el aumento de peso, fenogreco y cúrcuma, vitaminas C y B12 para reducir la fatiga y para un mejor tono. Su fórmula suave y perfectamente asimilada es ideal para recuperar de forma natural y en todas las circunstancias la vitalidad cotidiana.
Delicioso sabor a concentrado natural de frambuesa. También es apto para mayores de 15 años.

Síguenos en facebook
Siga las noticias y consejos de Pediakid

Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción sin permiso del autor - VAMINTER